25 marzo, 2014

117: I REFUSE



Alice Walker tiene un ensayo maravilloso titulado “En la búsqueda de los jardines de nuestras madres”, donde habla sobre las mujeres esclavas que deseaban, quizás, pintar o escribir. Porque no podían hacerlo, canalizaban su creatividad en formas de arte domésticas –en sus colchas tejidas, digamos, o en sus jardines. Veo ese impulso en mi madre. Ella podría haber sido una diseñadora extraordinaria en otro lugar, en otra situación –era una excelente costurera. Cuando caminábamos cerca de una tienda, y yo elegía un vestido –ella siempre tocaba la tela y decía, “Esto es de mala calidad”. Y luego, “Voy a hacerte este vestido –pero mejor”. Entonces salíamos de la tienda, comprábamos algo de tela, y ella me hacía una bellísima réplica del vestido.

Cuando era pequeña, sus argumento me convencía: era por la calidad de la ropa, ella quería lo mejor para mí. Y podría haber sido así. Pero cuando crecí, me dí cuenta que, para ella, le era más barato hacer mi ropa. Mi madre me cosió la mayor parte de la ropa que usé durante la secundaria. Hasta que gané mi propio dinero, no comprábamos vestidos. Algunas veces era raro –yo usaba más vestidos que otra cosa. Pero estas son las maneras en que la gente encuentra para sobrevivir. Si no puedes comprar ropa, pero puedes hacerla –pues, hazla. Tienes que trabajar con lo que  tienes, especialmente si no tienes mucho dinero. Usas tu creatividad, usas tu imaginación.


Edwidge Danticat, en "All Immigrants Are Artists" (mi traducción)


 &


En realidad, dado que las disposiciones inculcadas perdurablemente por las posibilidades e imposibilidades, las libertades y las necesidades, las facilidades y los impedimentos que están inscritos en las condiciones objetivas (y que la ciencia aprehende a través de las regularidades estadísticas en calidad de probabilidades objetivamente vinculadas a un grupo o a una clase), engendran disposiciones objetivamente compatibles con esas condiciones y en cierto modo preadaptadas a sus exigencias, las prácticas más improbables se ven excluídas, antes de cualquier examen, a título de lo IMPENSABLE, por esa suerte de sumisión inmediata al orden que inclina a hacer de la necesidad virtud, es decir, a rechazar lo rechazado y a querer lo inevitable.

Bourdieu, Pierre (2007) El sentido práctico. Buenos Aires: Siglo XXI, p.88