19 mayo, 2014

124: I FEEL YOU




Página 278
Por lo que más quieras, no destruyas este montículo que tanto trabajo ha costado a Tomás. ¿Lo ves, allí, a Tomás, que duerme con la cabeza apoyada sobre la tabla de la mesa? Está agotado. Por el montículo, sí. Después de amasarlo por dos horas, sin descanso, casi se desmaya. Pero, en su lugar, se durmió, muy profundo, eso sí, pero no perdió el, bueno, sí, se desmayó, está desmayado, dejá eso y vení a ayudarme.


David Wapner (2007) Una novela de mil páginas.
Buenos Aires: Siesta, p.111.