19 febrero, 2017

160: N. NATURATA


Así como el posicionamiento de los astros, regido está
el destino de la vida humana en un estelar sistema que
participa, como el amor de los hombres, de la violencia
de la expansión conformada por paralelos circuitos de
comunicación que advertirán jamás la presencia de odios
y amores diversos, condicionados bajo una constante
propagación circular, de un universo encausado desde
el origen, en un mapa de vida que se detendrá en el
olvido, por fuerza del enfriamiento invariablemente

Ignacio Uranga, en El ella real (Bahia Blanca: Hemisferio Derecho, 2009)