18 mayo, 2018

227: ES Y NO ES UN SECRETO



Y abiertamente consagré mi corazón a la tierra grave y doliente, y con frecuencia, en la noche sagrada, le prometí que la amaría fielmente hasta la muerte, sin temor, con su pesada carga de fatalidad, y que no despreciaría ninguno de sus enigmas. Así me ligué a ella con un lazo mortal.

_ Hölderin: "La muerte de Empédocles"_


(fotog. de Andy Goldsworthy)